You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

La inflamación es una respuesta del sistema inmunitario para proteger el organismo de infección y lesiones. Su finalidad es localizar y eliminar el tejido dañado para que el cuerpo pueda empezar a recuperarse.

¿Qué es la inflamación?

La inflamación se produce como respuesta natural del organismo ante una lesión. La inflamación aguda es una respuesta del sistema inmunitario que dura pocos días y normalmente contribuye a la recuperación, aunque a menudo va acompañada de sensaciones desagradables, como el dolor en la faringitis o el escozor tras la picadura de un insecto. La inflamación se identifica con frecuencia por la presencia de eritema, hinchazón, dolor físico o calor excesivo en una parte del cuerpo. Se trata de una respuesta del sistema inmunitario para proteger el organismo de infección y lesiones. Su finalidad es localizar y eliminar el tejido dañado para que el cuerpo pueda empezar a recuperarse. Si la inflamación aguda persiste, se convertirá en inflamación crónica, que puede durar varios años o incluso toda la vida.

¿Cómo afectan la inflamación y el dolor?

El dolor puede perturbar la vida diaria de distintas maneras, impidiendo la realización de tareas básicas. Por ejemplo, algunas personas experimentan dolor al levantar objetos, subir escaleras, caminar o correr, e incluso permaneciendo quietas.

leer más:

La inflamación se produce como respuesta natural del organismo ante una lesión. La inflamación aguda es una respuesta del sistema inmunitario que dura pocos días y normalmente contribuye a la recuperación, aunque a menudo va acompañada de sensaciones desagradables, como el dolor en la faringitis o el escozor tras la picadura de un insecto. La inflamación se identifica con frecuencia por la presencia de eritema, hinchazón, dolor físico o calor excesivo en una parte del cuerpo. Se trata de una respuesta del sistema inmunitario para proteger el organismo de infección y lesiones. Su finalidad es localizar y eliminar el tejido dañado para que el cuerpo pueda empezar a recuperarse. Si la inflamación aguda persiste, se convertirá en inflamación crónica, que puede durar varios años o incluso toda la vida.

¿SABÍAS QUE…?

Las prostaglandinas son sustancias químicas en el cuerpo que causan la inflamación. Los antiinflamatios no esteroideos (AINE) trabajan para prevenir que el cuerpo produzca mayor cantidad de prostaglandinas, lo que ayuda a reducir la inflamación.

¿Cómo afectan la inflamación y el dolor?

El dolor puede perturbar la vida diaria de distintas maneras, impidiendo la realización de tareas básicas. Por ejemplo, algunas personas experimentan dolor al levantar objetos, subir escaleras, caminar o correr, e incluso permaneciendo quietas.

Causas

Existen varias causas por las que se produce dolor a causa de la inflamación, por ejemplo, patógenos (gérmenes) como bacterias, virus u hongos; lesiones externas, como rozaduras o las producidas por objetos extraños (por ejemplo, una espina clavada en un dedo); y los efectos de agentes químicos o radiación. La hinchazón, denominada edema, se produce principalmente por la acumulación de líquido fuera de los vasos sanguíneos. La artritis es otra de las posibles causas, ya que produce una inflamación permanente de las articulaciones. La inflamación puede resultar muy dolorosa, ya que la irritación provoca el deterioro del cartílago (el tejido esponjoso que protege las articulaciones).

Causas

Existen varias causas por las que se produce dolor a causa de la inflamación, por ejemplo, patógenos (gérmenes) como bacterias, virus u hongos; lesiones externas, como rozaduras o las producidas por objetos extraños (por ejemplo, una espina clavada en un dedo); y los efectos de agentes químicos o radiación. La hinchazón, denominada edema, se produce principalmente por la acumulación de líquido fuera de los vasos sanguíneos. La artritis es otra de las posibles causas, ya que produce una inflamación permanente de las articulaciones. La inflamación puede resultar muy dolorosa, ya que la irritación provoca el deterioro del cartílago (el tejido esponjoso que protege las articulaciones).

Síntomas

Los signos que identifican una inflamación aguda son cinco: eritema, calor, hinchazón, dolor y pérdida funcional. La pérdida funcional se produce como consecuencia de un dolor que limita la movilidad o a causa de una inflamación grave que impide el movimiento de la zona afectada.

Diagnóstico

Algunos casos de inflamación son leves y afectan a zonas pequeñas, sin causar demasiado dolor y con frecuencia resolviéndose por sí mismos o con reposo. Sin embargo, la inflamación puede afectar asimismo a zonas amplias y resultar dolorosa, lo que indica la presencia de un problema serio que necesita tratamiento. En estos casos se recomienda consultar al médico.